¿DE VERDAD SON LAS MORAS ALTAS EN AZÚCAR? TODOS SUS BENEFICIOS SALUDABLES

A veces, el paladar es traicionero, y hace que pensemos que los alimentos tienen, o no, determinadas características. Un buen ejemplo son las moras, que se caracterizan por su sabor dulzón y su jugosa textura que es fácilmente sociable a una alta cantidad de azúcar.

Pero, quizás sorprenda descubrir que no son las moras altas en azúcar o, al menos, no tanto como cabría esperar teniendo en cuenta su dulce sabor; sin embargo, al igual que todas las berries, aportan al organismo un buen número de beneficios saludables que bien merecen darse el capricho de disfrutar de un buen tazón de moras de vez en cuando.

Algunas frutas más ricas en azúcares que las moras

¿Son, de verdad, las moras altas en azúcar? En realidad, la fama de las moras no es merecida, en 100 gramos de este fruto del bosque en su estado óptimo de consumición, solo hay 4,9 gramos de azúcares, una cantidad que sirve para indicar que su aporte de azúcar naturalmente presente no es muy alto.

La realidad sobre si son las moras altas en azúcar se hace aun más evidente si se comparan con los de algunas de las frutas que más azúcares contienen. Por ejemplo, en 100 gramos de melocotón se obtienen 8 gramos de azúcar; en la misma cantidad plátano, hay 12 gramos; si nos fijamos en las uvas, aportan 16 gramos de azúcar por cada 100 gramos que se consumen, las mismas que tienen los higos. Y la lista podría ampliarse con mandarinas, caquis, mangos…

Dentro de las berries, las zarzamoras destacan por tener una alta cantidad de azúcar frente a otras frutas del bosque; por ejemplo, las fresas, contienen exactamente los mismos 4,9 gramos de azúcar que las moras; y las frambuesas tienen 4,5 gramos, lo que no significa mucha diferencia.

Es decir, que la zarzamora no es más rica en azúcares que otras frutas y, por lo tanto, puede formar parte de una dieta variada y equilibrada, pudiendo incluso incluirse en dietas de adelgazamiento o control de peso.

 

Todos los beneficios saludables de las moras

Su moderado contenido en azúcares es ya de por sí una buena razón para tener en cuenta a las moras como parte de una alimentación saludable, pero es que, además, esta pequeña berry, que se encuentra en su punto optimo de maduración entre los meses de agosto y octubre, aporta numerosos nutrientes a nuestro organismo, nutrientes que contribuyen a un buen mantenimiento de la salud. El primero de estos beneficios está directamente relacionado con el azúcar, y es que, las moras no solo son bajas en azúcares, sino que además contribuyen a la regulación de la glucosa en sangre; en concreto, consumir moras con regularidad es un efectivo tratamiento para personas con diabetes de tipo II.

De las moras es importante destacar que aportan fibra, de hecho, su contenido en fibra es mayor que su contenido en azúcares. La fibra es esencial para mantener una buena salud digestiva, al contribuir en la regularidad intestinal. El fruto maduro es, de hecho, un popular remedio contra el estreñimiento.

De sobra conocido es el efecto saciante de la fibra, que ayuda a controlar el peso; pero en la mora este efecto se refuerza gracias a la vitamina B6 que contiene, que ayuda a mejorar la digestión y la absorción de nutrientes.

Una característica importante de la mayoría de las berries es que todas ellas aportan vitamina C, en concreto, las zarzamoras tienen una buena cantidad de este nutriente que es conocido porque ayuda al sistema inmunitario a mantener a raya muchas enfermedades.

A la vitamina C, se añade la vitamina A presente en las moras. Esta vitamina también ayuda al sistema inmunitario a mantenerse fuerte frente  a ataques externos y, además, es una excelente aliada para el buen funcionamiento de órganos tan importantes como el corazón o los pulmones.

Las frutas del bosque son las que más antioxidantes aportan al organismo, y las moras no podían ser menos, su alto contenido en antioxidantes hace de ellas un poderoso aliado de belleza, que mantiene la piel joven y con un aspecto muy saludable.

En definitiva, las moras no solo no son altas en azúcar, sino que tienen un contenido moderado de azúcares; en cambio, aportan al organismo numerosos beneficios saludables. Por ello, además de porque son importantes para controlar la diabetes de tipo II,  es recomendable incluirlas regularmente en la dieta, lo que no es difícil, ya que esta berry se presta a todo tipo de recetas, desde ricos batidos y postres, hasta deliciosas salsas.